Planta/Multiplica tu propia lavanda

Taller: Cómo esquejar/multiplicar tu propia lavanda

El Taller de Mi Jardín Ibérico, un parque ecológico en Madrid, del último día lo dedicamos a la Lavanda. Para aquellos que no pudisteis acudir y/o a aquellos que os pasasteis pero no recordáis todos los pasos os resumimos la actividad ilustrada con fotos para facilitar su compresión. Un plan infantil en familia estupendo.

Pero antes de todo unas breves nociones sobre la Lavanda para ir familiarizándonos con ella:

Es una planta arbustiva, perenne con tallos muy ramificados. Pertenece a la familias de las Labiadas. Las lavandas aprecian una exposición soleada y un suelo pobre, seco y alcalino. Aunque toleran todo tipo de condiciones, no soportan el encharcamiento por lo que requieren un suelo drenante. Por ello se recomienda plantarla preferiblemente en otoño y sino a principios de primavera, ya que si la plantamos en verano, mantener un equilibrio adecuado entre el riego necesario para el enraizamiento y la sequedad necesaria para que no se asfixien las raíces resulta una tarea demasiado complicada.

Paso a paso:

La época ideal para realizar los esquejes de lavanda es a finales de verano. Es el momento justo en que los nuevos tallos pasan de un estado herbáceo, tierno, a un estado arbustivo, leñoso. Suficientemente tierna para que enraíce rápidamente y suficientemente leñosa para evitar que el esqueje se pudra. 

Herramientas necesarias:

  1. Unas tijeras afiladas, limpias y desinfectadas si se han usado para otras plantas.
  2. Una maceta de unos 10 cm de diámetro.
  3. Un botella de plástico
  4. Bolas de arcilla expandida para el drenaje.
  5. Sustrato para siembras y esquejes o sustrato universal y arena.
  6. Pulverizador
  7. Un palito.

 

Recolección:

¡Manos a la obra! Recolectamos ramos del año de un pie de lavanda. Los reconoceremos porque son poco leñosos y verdosos en su mayoría. Cortaremos unos 10 cm más abajo de las primeras hojas del tallo y haremos la incisión justo por encima del nacimiento de una hoja, para no dejar huella de nuestro paso y que la planta se recupere sin problemas.

Drenado:

Cubrimos el fondo de la maceta con unos 5 cm de arcilla expandida. En su defecto pondremos algún tipo de grava que cubriremos con tela de yute o similar.

Sustrato para esquejes:

Si no tenemos un sustrato para semillas y esquejes preparamos el nuestro mezclando hasta obtener un color uniforme entre la 1/2 y 1/3 de arena por el resto de un sustrato universal. Agregamos a la maceta hasta rellenar. No prensamos.

Regar:

Regamos abundantemente hasta saturación, a ser posible con agua a temperatura ambiente y dejamos drenar mientras preparamos nuestros esquejes.

Esquejado:

Fijaos bien donde están esas primeras hojitas bien formadas que aparecen en cada rama, si no están en la punta de rama cortamos justo por encima. Queremos que la energía vaya a las raíces ¡no a las flores! Pelamos todas las hojas que hay por debajo de los 5 primeros cm tirando hacia fuera de un movimiento seco o usando una cuchilla.

En la parte inferior realizamos otro corte a unos 5 cm de las últimas hojas que hemos dejado, justo por debajo del nacimiento de una de las hojas que previamente hemos arrancado, donde el tallo empieza a pasar de verde a marrón en septiembre. ¡Ya tienes tu esqueje!

Plantación:

Ahora con un palillo realizamos un agujero en la tierra en el que posteriormente introduciremos el esqueje de lavanda con cuidado de no introducir las hojas en la tierra. Presiona la tierra de alrededor y riega la base de los esquejes con el pulverizador. Si el macetero es grandecillo aprovecha para colocar alguno más.

Invernadero casero:

Ahora, prepara la botella para provocar el «efecto invernadero». Corta la botella por la mitad y quédate con la parte superior. Coloca centrada esa parte en el macetero de tal manera que cubra bien el o los esquejes de lavanda. A continuación, mientras presionamos los bordes de la botella contra la tierra, los humedecemos con el pulverizador para que quede bien hermético.

Solo queda el último paso: cerrar con el tapón la botella y ¡Tachán!

Mantenimiento:

Colocamos la maceta en un lugar luminoso pero tampoco a pleno sol. Al cabo de una semana retiramos el tapón de la botella. A las tres semanas cuando veamos aparecer nuevas hojas, es el momento de retirar nuestro invernadero del todo. 

Durante el otoño/invierno dejaremos secar la tierra brevemente entre cada riego. Sabremos que la tierra está seca cuando al introducir un utensilio en la tierra salga limpio. A principios de primavera ya podremos trasplantar nuestra planta en el jardín o jardinera.

Os deseamos muchos años de gran aroma desde el jardín. 

Curiosidades:

Como colofón a este interesante post os acercamos este descubrimiento reciente para nosotros: En el corazón de La Alcarria se encuentra Brihuega, Guadalajara. A 90 km de Madrid. Se tiñe de morado como la Provenza Francesa. Menuda rival les ha salido aquí tan cerquita. El próximo año apuntaos la cita para finales de julio ya que se celebra un encuentro donde podrás degustar comida y bebidas con ambientación musical. Merece la pena ir.

Después de aprender a plantar tus propios esquejes, una vez tuvieses en la floración siguiente preciosas lavandas, al recogerlas podrás hacer aceite casero de lavanda. Así de fácil como te indicamos.

Ingredientes para aceite casero de lavanda:
  • 1 taza de flores de lavanda
  • 1 taza de vodka de buena calidad
  • Mortero
  • Filtro
  • Frasco con tapa de rosca
Pasos a seguir:
  1. Coloca las flores de lavanda en el mortero y machaca. Verás como va apareciendo el aceite que sueltan.
  2. Coloca ahora las flores en el frasco y llénalo de vodka.
  3. Cierra el frasco, agita y macera en lugar cálido varios días, unos 4 o 5 días es suficiente para tener resultados. Pero cuanto más lo dejes más aromático será el aceite conseguido.
  4. Agita de vez en cuando el frasco
  5. Cuando decidas que es el momento,  cuela con el filtro el contenido del frasco dejando reposar unas horas y desecha las flores. Ya tienes ¡tu aceite!

Esperamos que os haya gustado el Taller y las curiosidades de las que os hemos hablado. ¡Hasta la próxima!

Si quieres recibir información del resto de Talleres en familia que organizamos escríbenos a asociacion@jardiniberico.es indicando querer recibir la Newsletter mensual + nombre  + tlf móvil.

Link: mijardinibericoPinterestpetalosalaguaomviajesyrelatos,

2 Comments
  • Manuel Taboada Marzoa
    Posted at 15:52h, 13 octubre Responder

    Hola,soy un amante de la naturaleza,y sobre todo de las hierbas aromaticas,si tienen alguna aplicacion,
    tal como, repelente de mosca,mosquitos,u otros insectos, mejor

    • admin
      Posted at 11:26h, 19 octubre Responder

      Bienvenido al Club! Hay que apostar por lo natural 🙂

Post A Comment

Acepto la Política de privacidad