Farolillos sorprendentes reciclando botes

En “Mi Jardín Ibérico” seguimos mostrando miles de maneras de reciclar las cosas que han dejado de servir para su uso original. Con algo de imaginación pueden seguir siendo útiles y ¡de qué manera! Hoy os acercamos como convertir botes de comida preparada en farolillos. ¿Te atreves? Te avisamos. Una vez que empieces no podrás parar.

Desde hoy mirarás con otros ojos los botes. Y en realidad, esta manualidad te sirve para cualquier tipo de bote de estas características. El tamaño dependerá de tus gustos. Se convertirán en increíbles farolillos para alumbrar tus cenas o el camino hacia tu puerta. 

Comparte la idea con tus amigos y familiares para recolectar cuantos más botes mejor. Y/o prepárate un calendario para programar tantos botes de comida preparada como farolillos necesites. No obvies la comida de tu mascota. Si viene en lata ya sabes…

Lo primero que tienes que hacer es lavarlas bien para que no quede ningún residuo. Una vez secas, llénalas de arena para poder proceder a realizar los agujeros con un punzón o taladro según sea el grosor de los botes.

Te aconsejamos que coloques una base que impida que la lata se escurra y puedas hacerte daño o dañar la mesa. Piensa antes el diseño que quieres realizar.

Como así tal cual no quedaría muy atractivo hay que pintarlas. Lo mejor es con un spray. Puedes utilizar un color o varios. Realiza pruebas hasta dar con el diseño deseado.

Siempre puedes experimentar y probar atrevidos diseños. Por ejemplo, utilizando cuerda o lana de colores para «tejer» los puntos y darle un sentido temático a tu decoración.

Pues ya sabéis, aquí tenéis una muy buena idea para dar segunda vida a botes de conservas, comida precocinada,… y convertirlos en hermosos farolillos. Las velas que utilizaréis irán acorde al tamaño del farolillo.

Fuente: craftbyphotohometalk

No Comments

Post A Comment

Acepto la Política de privacidad