Temporada de Esquejar Rosas

El verano ya queda lejos, las lluvias vuelven y el otoño recién estrenado nos recuerda que la temporada de esquejar rosas ha llegado! Los admiradores de estas hermosas flores estamos encantados. Hoy hablaremos del proceso y de trucos para aquellos que quieran introducirse a esta apasionante afición sino hobby.

Esquejar rosas

                                         Nuestro amigo «Rambo» admirando rosas 🙂

Una forma de multiplicar nuestras rosas es a través de la reproducción por esquejes; es la más sencilla y la más barata. Sobre todo, si tenemos en cuenta la gran ventaja que significa reproducir las rosas ya existentes en nuestro jardín que has constatado personalmente su buena adaptación al clima, suelo, exposición al sol, necesidad de riego,… Es decir, es ir sobre seguro 🙂

Esquejar rosas

Otra forma por si te lo preguntas es ir por la vía de las semillas. Pero no la aconsejamos por su resultado tan dispar.

Ahora, manos a la obra. Lo primero por si no atendiste nuestro taller de esquejar rosas, aquí una recopilación de uno de nuestros talleres en el pasado.

Esquejar rosas

Qué son los esquejes?

Los esquejes son ramas que nosotros mismos cortamos del rosal o rosales que queremos multiplicar para aumentar la cantidad de flores de rosa en nuestro jardín. Lo que hacemos con esas ramas o esquejes es plantarlas para que saquen raíces y así generar una nueva planta. El resultado es un clon del original! Son genéticamente idénticas al progenitor.

Esquejar rosas

Un precioso rosal enmarcando una ventana o puerta aumenta el valor de las vistas

Las ramas óptimas para esquejar son las semimaduras con un grosor entre 6-10mm. Aconsejamos escoger las ramas de brotes del año. Por lo que, si estuviésemos en primavera, cogeríamos las ramas crecidas durante el año anterior (más o menos 1 año de vida). Si estamos como ahora en otoño, aquellas de este año con apariencia de más maduras de entre 15-20 cm  con alguna yema.

Esquejar rosas

Cuándo son las estaciones ideales?

Las fechas más propicias para realizar esta labor de esquejar rosas son: en primavera y en otoño.

Esquejar rosas

Proceso de Esquejar Rosas

Como explicamos en nuestros talleres, una vez tenemos la rama seleccionada, eliminamos las hojas para evitar que se reseque al limitar su transpiración y realizaremos un corte en bisel justo por encima de una yema.

Al plantar el esqueje en un tiesto con sustrato es opcional utilizar hormonas de enraizamiento; su uso aumenta las probabilidades de éxito.

Esquejar rosas

Una vez echo todo esto, tan sencillo verdad?, es controlar el entorno: la temperatura deberá ser de 18-21º, con humedad y evitando el sol directo.

Consejo si el progenitor no es de tu jardín

Si te informas en la red, encontrarás sitios donde comentan que se puede ubicar los esquejes en una patata para aportarle humedad y nutrientes. Digamos que sería como un sustituto de las hormonas de enraizamiento.

Esquejar rosas

Utilizando una patata para conservar óptimamente durante su transporte un esqueje

Nosotros sin embargo, aconsejamos utilizar esta técnica como medio de conservación en el caso de recoger esquejes fuera de tu jardín para poderlas transportar en óptimas condiciones. Este truquillo también se utiliza en el caso de los injertos.

Ventajas de esquejar rosas

Esquejar rosas

Además del ahorro económico, podemos recuperar y conservar especies de rosas que son difíciles de conseguir. Y por supuesto, aseguramos el ratio de éxito al partir de un arbusto ya existente y no de semillas.

Desventajas

Esquejar rosas

No todo puede ser maravilloso y a través de la técnica de esquejar se pierde algo de resistencia en el nuevo individuo. Pero hay solución, puedes injertar sobre un patrón de rosa silvestre para aportar mayor resistencia y vigor.

Link: mijardiniberico

No Comments

Post A Comment

Acepto la Política de privacidad